Economía de viaje

En este capítulo les voy a compartir algunos métodos que use para hacer el seguimiento de los gastos antes y durante el proceso de emprender y/o viajar. Tips de ahorro, algunos números y conclusiones y pensamientos según mi experiencia.

Antes de emprender / Viajar

De lo primero que hay que tomar dimensión mientras planificamos un proyecto o un viaje largo, es del dinero que gastamos en nuestro día a día: hacer cuentas mentales sobre en qué gastamos la plata y hacer un promedio es sólo una idea muy vaga que poco tiene que ver con la realidad.

Tenemos que tomarnos el trabajo de contabilizar los gastos todos los días para poder ver bien en qué estamos gastando, y en base a esa información, tomar algún tipo de acción, ya sea para ahorrar o para no gastar, que no es menos importante.

  • Como ya lo comenté en el post de Herramientas, la aplicación que me ayuda a trazar mis ingresos/egresos día a día, es Mobills. Lo práctico de esto es que siempre tengo el celular en la mano con lo cual puedo anotar todo al momento del consumo y no en papelitos por ahí que después pierdo.

Antes de empezar a viajar como estilo de vida, me tomé el trabajo de separar mis gastos por grandes categorías, los diarios de: comida, alquiler, impuestos, supermercado y por otro, los de mi negocio.

Todo: léase el café de la mañana, el alfajor que compras en el kiosco cuando salís del trabajo, las compras mensuales de supermercado, los impuestos de AFIP, etc.

En la medida que fui ingresando los datos de manera repetitiva pude empezar a ver los gastos recurrentes y empecé a darme cuenta en qué gastaba más. Empecé a segmentar aún más las categorías para poder ver con más detalle estos casos.

En líneas generales uno anda por la vida relajado y no piensa que, en ese café que compramos a la mañana, la cervecita del fin de semana y el producto de cuidado corporal que necesitamos casi cada día, tenemos una posibilidad de ahorro. Siempre pensamos que lo merecemos, que está bien porque trabajamos y no digo que no sea así, pero una vez que tenemos la determinación de ahorrar para poder emprender un proyecto o un viaje que necesite de una base de ahorro, son detalles que empiezan a tomar relevancia.

Fue así como pude ver que gastaba en café casi el mismo porcentaje que gastaba en comida. Mientras que comprando ropa, que si bien es gasto mucho más evidente, no tenía tanto peso en el total porque, en mi caso, era algo que sólo hacía muy de vez en cuando.
Entonces, hay gastos que no vemos porque no son tan evidentes como salir de shopping a gastar plata en ropa pero, definitivamente, están y hay que, por lo menos, mirarlos.

Con esta aplicación en particular, además de clasificar los ingresos/egresos, también puedo ver proyecciones entre estos dos, el dinero con el que arranqué mi “billetera” tal mes, los gastos que hice en efectivo, los que financié, y antes de que empiece el mes siguiente, puedo estimar si mi saldo está en positivo o en negativo y por cuánto.

Esta proyección funciona a modo de alarma porque vas a ver que tu saldo siempre está en negativo pero no necesariamente es porque ya no tenés plata. La realidad es que siempre gastamos más de los que ganamos porque existe la posibilidad de financiarlo y a veces ese monto financiado se lleva un alto porcentaje de nuestros ingresos. Por eso, para antes de viajar/emprender, les recomendaría solo hacer compras en efectivo para estar conscientes de los montos y sólo gastar en lo mínimo necesario. Una vez pasado este período de ahorro, financiar va a ser un aliado.

A la hora de gastar, otra suposición que siempre hacemos es que llega el aguinaldo o algún dinero extra, y las contabilizamos para pagar esas cosas que nos compramos a cuenta. En el caso de planear un viaje lo destinaría a pagar pasaje y seguro, como mencioné en otro capítulo, se llevan el gran porcentaje del gasto. Y en el caso que estés empezando un proyecto, lo destinaría a inversión futura.

Para aquellos que ya están emprendiendo y que tienen ganas de emprender un viaje largo, piensen que, como en todo proyecto, hay que tener cuidado con esos gastos, ya que en este caso, vivir viajando sería tu nuevo emprendimiento.

*Para empezar a trazar información, hay que tener constancia y cargar información por lo menos por 4 o 6 meses. – No esperes resultados rápidos.

Vender las cosas que no necesitamos

Parece una obviedad pero hay muchas de las cosas que posees que no llevas usándola por lo menos por los 6 últimos meses. Acá mi consejo es que sino lo usaste en ese último tiempo, no lo vas a usar más, entonces mientras se mantenga en buen estado podes conseguir algo de dinero a cambio que irá destinado a tus ahorros o a compras futuras de otras cosas que sean de mayor necesidad para el plan que tengas.

Durante el Emprender / Viajar

Guardar todos los datos de mis consumos es una costumbre que ya adquirí porque me ayuda a mucho a ordenarme a medida que voy viajando porque los gastos quedan consolidados y puedo hacer el tracking todos los meses. Sé qué financié, que no, qué gasto extra tuve, vuelvo a identificar el café como un gasto que se podría prescindir y entonces en los meses en donde no tengo flow de caja, sé en qué no tengo que gastar.

Una vez que identificamos los gastos que podemos prescindir, los recortamos. No gastar también es una forma de ahorrar.

Además de llevar un control diario de los gastos y los ingresos también podemos empezar a destinar ese efectivo que teníamos en estos gastos prescindibles en comprar dólares o euros, aunque sea en poca cantidad porque de esa forma no tocamos ese dinero y además por la devaluación propia de Argentina, cada vez valen más pesos.

Tarjeta de crédito

Como mencioné en un capítulo anterior, también es una muy buena herramienta a la hora de financiar o de netear algunos gastos, por ejemplo el caso del seguro de viaje, la cobertura para el alquiler de auto, sumar millas o puntos para canjearlos por tickets, noches de hotel o premios. Hoy, además me estoy dando cuenta que conviene tener tarjetas de crédito de bancos internacionales o sino, procurar sacar la tarjeta de crédito del banco ARG que tenga socio en el país en el exterior al que quiero ir, y así facilitarme el poder sacar una tarjeta de crédito en el exterior. Esto sirve para tener mejores promociones en los países que decides quedarte por un tiempo, y en el largo plazo, podés pensar facturar en ese país porque te podrían depositar en tu cuenta directamente.

Financiar

La realidad es que por más que uno no quiera siempre incurrimos en gastos que a medida que vamos adentrándonos en el proceso se van generando, o porque necesitás una nueva computadora para hacer mejor tu trabajo o porque necesitás salir del país en el que estás porque se te vence la visa. En esos casos, la tarjeta de crédito se convierte en nuestro mejor aliado – Podés financiar un gasto a futuro mientras seguir gastando en lo necesario.

Voluntariados

Eliminamos el costo de hospedaje y llevamos el de la comida a la mitad, a su vez nos podemos quedar algunos meses haciendo base (dependiendo nuestra visa) y, como les dije antes: no gastar es también ahorrar, así que luego de recuperada un poco de estabilidad, podemos continuar viaje e ir comprando tickets con la tarjeta.

  • Ver más info de Voluntariados aquí.

El último tip y el más difícil: no comprar cosas que no vas a necesitar.

Algunos números

Finalmente comprobé que en mi caso, el día de hoy habiendo cambiado un poco la forma de viajar, habiendo empezado a voluntariar y siendo dos personas, gastamos $6000ARS mensuales viajando por el Sudeste Asiático. Esto equivale a un gasto diario al cambio de hoy, de unos 10u$d en comida y alguna que otra miscelánea, ya que hospedaje y por lo menos una comida tenemos cubierta con el voluntariado, y como expliqué antes, hospedaje es sin duda el ítem que se lleva el mayor presupuesto de un viaje junto con traslados.

También por supuesto, hubo un momento de nuestro viaje en el que no hacíamos voluntariado y pagamos hospedaje como la mayoría de las personas, siempre buscando precio y algunas cualidades para estar cómodos sabiendo que yo, por las noches cuando todos los locales están cerrados, tengo que trabajar. A mi entender, soy un viajero moderado – ni tacaño ni despilfarrador.

Les dejo algunos ejemplos de los lugares que visitamos y sus costos promedio para que tengan idea cuánto ahorrar o depende el nivel de ansiedad, en cuánto se van a endeudar:

Asia

  • China, HK y Corea del Sur por dos personas gastamos en hospedaje promedio 35u$d por noche con baño compartido o privado, es decir por ese precio en promedio podés conseguir o uno u otro.
  • En comida, en China y HK por supuesto es muy barato: comidas abundantes por 4u$d el plato. En Corea los precios son más internacionales y comés a razón de 10u$d por plato.
  • El transporte público en China es de 50ctvs a 1 u$d y en Corea y HK, a partir de 4 u$d. En todos casos, los servicios funcionan de lujo.
  • Japón es un caso aparte, si bien el gasto de hospedaje se puede bajar al compartir baño y cocina (promedio 35u$d) el precio de la comida es altísimo para nuestros parámetros e incluso luego de gastar 20u$d en una sola comida, no tuvimos la sensación de estar llenos, con lo que nos quedaba seguir gastando el resto del día.
  • El transporte en Japón es económico siempre y cuando no compres la JR pass, que a mi entender es innecesaria – también porque te obliga a mantenerte en el circuito más turístico y estás pagando por viajes que ni siquiera vas a hacer. Para mi, es más barato sólo pagar a donde querés ir – aunque algunos tickets sean caros – que estar pagando por un combo que no vas a usar. Para colmo hay destinos en los que, de todas formas, tenés que pagar aparte los tickets, así que para mi no hace sentido.

Sudeste Asiático

  • Promedio en comidas diarias entre 5 y 10u$d y hospedaje entre 10 y 15u$d dependiendo si comés mucho o no, y si es habitación privada con baño o baño compartido o bunk bed.
  • Trasladarse por tierra es muy barato (máximo 50u$d) e incluso los vuelos de cabotaje e internacionales dentro de sudeste, lo son también (de 40 a 90u$d por tramo).

Estados Unidos

  • Hablo de unos 20u$d en comida por día y unos 30/40 u$d mínimo de hospedaje para dos personas. Por supuesto que es mucho más caro que viajar por Asia pero no dejar de ser aceptable teniendo en cuenta que en todo el país más o menos pagás lo mismo, a excepción de Las Vegas, Hawaii o Alaska, en donde ya tenes mínimo 100u$d de hospedaje.

Por supuesto esto es un promedio hecho en base a mi experiencia pero se pueden bajar los precios haciendo “economía de guerra” comiendo en el supermercado y compartiendo habitación.

Por mi parte, prefiero gastar en una buena comida y en un lugar privado para dormir y trabajar tranquila. No me hospedo en hoteles, sólo uso Airbnb (link de descuento) y el espacio que necesito por la cantidad de días que me voy a quedar.

Ya hizo más de un año que estamos viajando y solo usé Booking una vez (generalmente encuentro mejores precios en Airbnb), y en HostelWorld siento que me cagaron, así que nunca más lo usé – Es más barato, sí, pero sí o sí tenés que reservar pagando y luego, no tenés ningún refund si algo llega a cambiar de curso, y viajando de la manera en que yo lo hago, nunca se con más de una semana de anticipación mi próximo destino, entonces no me sirve.


Conclusiones

Como verán que para mi, emprender y viajar son conceptualmente la misma cosa. Ambos son viajes de búsqueda de querer ser uno mismo, de encontrar su lugar y de amar lo que uno hace. Es ese lugar el que nos hace sentir vivos, ya sea porque estás pensando crear un producto/servicio o en el viaje de tus sueños.

A nivel racional, con toda esta información que vos mismo generaste, indefectiblemente empezas a gastar menos. Empezás a pensar dos veces qué cosas merecen la pena invertir –destacó invertir porque no es lo mismo que gastar – y si realmente las necesitás o no.

Al tener menos cosas también tomamos menos decisiones, al tomar menos decisiones, además de ahorrar o no gastar, disfrutamos más de las pequeñas cosas que hacen nuestra vida más simple y en la simpleza las cosas, en mi caso, es donde encuentro tranquilidad, que eso para mi es lo que más valor tiene.

No faltan las personas que piensen que a pesar de todo, no tienen plata y que no pueden pensar emprender o viajar como un gasto (aunque a mi entender es una inversión – una inversión para uno mismo). Para mi, viajar y/o emprender son más una cuestión de querer y animarse que de tener, o no, dinero – porque si fuera por no tener dinero, no habría emprendedores y si fuera que hay que tener dinero, las personas que tienen dinero, tendrían que estar emprendiendo o recorriendo el mundo, simplemente porque pueden, y sin embargo no es así.

Por supuesto que cuando empecé a emprender no tenía plata, por supuesto que me gaste todos mis ahorros en “viajes” pero por más que yo tuviera la fórmula del éxito y se las contara a las personas, si esas personas no puede hacerse a esa idea y procesarla, no sirve de nada. Las ideas por si solas no valen, empiezan a tomar valor cuando se ponen en acción. Pienso que también hay que dejar de darle “peso” al dinero y empezarlo a ver como un facilitador, algo que me permite a mi, hacer otra cosa, y no como algo inalcanzable: no necesitás ser millonario para poder empezar algo.

Sinceramente podés trabajar de cualquier cosa y generar algo de dinero, ya sea de a poquito para poder empezar, aunque sea un sólo ítem de tu lista – pero empezar de una vez. La desesperación por pagar aquello en lo que te endeudaste te va a hacer pensar fuera de la caja. Las cuentas las vas a pagar más tarde o más temprano, el tiempo también se convierte en variable. Endeudarse no está mal, tenés toda la vida para pagarlo y si te llegara “a pasar algo”, no te preocupes porque esas deudas van a dejar de ser un problema.

Para mi, pensar que si “no tengo hoy, no voy a tener mañana” es un error. Si no tengo eso que quiero hoy, voy a hacer lo necesario para tenerlo mañana – Ese es el impulso que me da ganas y el que me va a seguir guiando (en la medida que lo escuche y le haga caso).

Vivir viajando no es tan caro cómo suena y en mi caso, como argentina, viajar es mucho más barato que vivir en mi país. No soy millonaria y tengo deudas como todo el mundo, sólo que esas deudas son por hacer eso que para mi vale la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *