Japón: Guía rápida

Japón me pareció el destino más sobre estimado en dónde que estuvimos.

La pasamos bien por supuesto, aunque huimos -literal- de los precios exorbitantes de la comida. Si bien era casi el comienzo de nuestro viaje y todavía usábamos plata que habíamos ahorrado, era difícil no pensar en lo caro que era cada cosa, no podíamos relajarnos, teníamos que pensar mucho donde comer, dónde ir. Sólo una vez que decidimos irnos, encontramos ramen 7 u$d el plato que fue lo más barato que conseguimos – mechamos eso con comida del supermercado y finalmente nos fuimos.

Por otro lado, los argentinos no necesitamos visa para entrar en Japón y nos dan 90 días de estadía por cada entrada. Sólo hay que tener en cuenta que algunas aerolíneas piden Pasaje de salida. También asegurensé de tener las reservas a mano del lugar donde van a parar apenas llegan porque te lo piden en migraciones, no importa si es un bnb o un hotel o la casa de alguien, sólo lleven la dirección escrita para poder anotarla y hacer la migración más rápido, ya que es uno de los aeropuertos (Narita) más concurridos en los que estuvimos.

En líneas generales el hospedaje no es tan caro si lo comparamos con otros países, ronda los 30 a 40 u$d pero la verdad es que les recomendaría hacer Japón de modo “voluntario” – Al momento de escribir este post, hay 12 voluntariados disponibles en distintas partes de Japón (Hakone, Naha, Kanazawa, Kyoto, etc.) que creo que pueden ser una muy buena oportunidad para conocer el país sin gastar tanto y vivir realmente como un local.

 

Costos de Japón y Jr Pass en Economía de Viaje.

Conectividad y datos, aquí.

 

Tokyo

Nosotros nos hospedamos en el barrio de Taito, a tres cuadras de la estación Uguisudani en el centro de Tokyo por 35u$d la noche en una habitación privada con baño compartido por Airbnb (link de descuento). La verdad que la ubicación era excelente ya que con el metro estábamos en cualquier parte de la ciudad rápidamente.

+ Senso – Ji: ubicado en el barrio donde nos hospedamos es uno de los templos más representativos de Tokyo. Está rodeado de mercaditos muy pintorescos y la entrada es gratuita. Sin dudas, es el más pintoresco (tapa de nota).

+ Yasukuni Shire: fue uno de los primeros lugares que visitamos y fue la primera vez que hicimos el ritual de purificación para poder entrar al templo: tomar el cacharro cargarlo con agua para enjuagarse una mano a la vez (o sea, lo cargo, me lavo una mano, lo vuelvo a cargar, me lavo la otra) y una tercera carga enjuagarse la boca, luego escupir el agua (no tragarla) y por último, algunos enjuagan el cacharro con una cuarta carga de agua.

+ Shibuya: la esquina más fotografiada de la historia. Es muy linda de ver pero es eso, sólo una esquina grande y con luces, la novedad es que se puede cruzar en diagonal (personalmente Times Square me parece más relevante). Ahí cerca está el tributo al perrito que esperaba a el dueño y dicen que es punto de encuentro de citas.

+ Ginza: es el barrio más exclusivo con marcas de primer nivel mundial. Es un lugar para hacer compras y por supuesto que los precios son altísimos. Bajo un presupuesto los cost o mochilero, se puede ir a ver la movida diaria y nada más, así que si están cortos de tiempo, no iría – A nosotros nos quedaba de paso para ir al Tsukiju Market por la estación del metro que estaba cerca de nuestro hospedaje y era lindo caminar por esa zona.

+ Tsukiji Market:  fuimos básicamente a ver el Mercado de Pescado y a comer sushi. Finalmente terminamos yendo varias veces al mismo mercado porque era el lugar en donde podíamos comer relativamente barato comida callejera, aunque esta estaba desde 5 a 10 u$d por porción chica. Después de hacer cola por media hora, finalmente pudimos comer sushi dentro de un local muy lindo en el mercado. Fue el sushi más caro de la historia aunque si lo comparamos con Argentina, terminamos pagando lo mismo que hubiésemos pagado en nuestro país, sólo que por algo de mejor calidad disfrutándolo directamente en Japón, por supuesto. Para que se den una idea, nos salió 70u$d y pedimos: sashimi de atún rojo, nigiris, etc – incluía té y sopa.

+ Akihabara: es el lugar de los video juegos. La verdad pensamos que iba a ser una fiesta: juventud animada y cosplay – pero nada que ver. Las únicas que tenían algún tipo de vestimenta alegórica eran unas promotoras de lugares para comer o visitar pero tenían tan mala cara, que no invitaban a nada. Fue desilusionante pero igual fuimos a jugar algunos jueguitos. El precio de las maquinitas es de un dólar (apróx).

+ Harajuku: uno de los barrios que más me gustó. Mucha movida, muchos locales de compras, ropa vintage, waffles gigantes y algunos looks de moda lindos de ver. Excelente lugar para los que disfruten del people watching.

Kyoto

Para mi el único lugar que vale la pena en Kyoto es Fushimi Inari por lo fotogénico que es – eso sí, hay hordas de personas queriendo hacerse la foto solo así que los que quieran sacarse muchas fotos, les recomiendo ir temprano en la mañana.

Ir al bambú groove de Arashiyama me pareció totalmente en vano: es muy chiquito, está lleno de gente y ni quiera es tan vistoso como las imágenes que se conocen. De camino hay otros jardines que son muy lindos pero por todos tenés que pagar entrada.

Además se puede hacer:

+ Toji Temple

+ Nijo Castle

+ Nishiki Market

+ Heaian Shrine

Agrego algunos destinos que incluiría si tuviera la oportunidad de volver a ir:

+ Nara: íbamos a ir a Nara pero la verdad estábamos bastantes cansados en este punto y preferimos quedarnos el día descansando. Si van a hacerlo, se puede hacer desde Kyoto y/o Osaka, es la misma distancia.

+ Kanasawa: lo vi en el blog de Alan x el mundo y me pareció super lindo aunque no tengo info sobre costos, se los sugiero para que averigüen.

 

Osaka: fallido

Ibamos a ir a Osaka a estar algunos días para luego salir de ese aeropuerto rumbo a Hong Kong, pero al final decidimos que mejor nos iríamos del país directamente.

A nosotros nos pasó todo eso que dicen que en Japón no pasa: trenes saliendo tarde, gente que no quería pagar el colectivo, basura por todos lados, plazas sin bancos para sentarse, jardines zen sin peces koi, borrachos en el metro – un desastre, y además tenías que pagar por absolutamente todo. Todo nos resultaba en fail.

Hubo muchas cosas que no entendimos, nos desilusionó por completo y creo que, que la comida haya estado tan cara, nos terminó de convencer que no era un lugar para nosotros. Si bien hacemos gastos, en la comida es algo que no nos cuidamos, comemos siempre lo que tenemos ganas y nunca habíamos pensado dos veces si se podía probar o no. fue un golpe muy duro para nosotros no poder comprar la comida que queríamos cuando queríamos.Hacia el final de nuestro viaje, simplemente comíamos sanguchitos del súper.

Dos aciertos

+ Daiso: un local de todo por un dólar y chucherías muy lindas. También está Miniso que se convirtió en mi cadena favorita, aunque los precios ahí son un poco más variados.

+ Pastry: En el supermercado encontré una especie de factura con crema pastelera, azúcar encima y barata!!!. – ese día fui feliz.

 

Pienso que Japón es esos destinos que se pueden hacer de vacaciones por un tiempo limitado en donde ahorrás todo el año y te gastás esa plata en ese viaje – O de voluntario en donde no pagás hospedaje y alguna comida, y usas el tiempo y el dinero para recorrerlo y comprar con lo ahorrado, lo que quieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.